ceibcn

El 25 de abril de 2017, el Embajador de España en Corea del Sur, el Excmo. Sr. Gonzalo Ortiz Diez-Tortosa, fue invitado al Centro de Estudios Internacionales de Barcelona en el marco del Programa de Encuentros con Embajadores de España, en el que habló sobre la situación de Corea del Sur ante un grupo de personas del mundo empresarial y académico.

Corea del Sur forma parte del grupo de países de Asia-Pacífico que encabezan la llamada “Revolución asiática” iniciada en la década de los 60 del pasado siglo. El Sr. Embajador es conocedor de primera mano de la emergencia de Asia, habiendo estado destinado en las Embajadas de Japón, China, Vietnam e India, además de haber sido Cónsul General en Shanghái antes de incorporarse en la Embajada en Corea. Si bien “el milagro japonés” o “el despertar del dragón” en el caso chino son con frecuencia objeto de análisis, Corea es, al contrario, un país desconocido.

gal2

 

Es preciso destacar que su potencial económico es cada vez mayor y sus características generales comparables, en cierta medida, a las españolas. Por un lado, ambos países tienen una población similar, de aproximadamente 51 millones de habitantes en Corea y 47 en España. Por otro lado, el Producto Interior Bruto surcoreano supera el billón de dólares, aproximándose así al español. La reducida superficie de la República de Corea (99.720 km2) no supone un obstáculo en sus intercambios comerciales, dado que el comercio entre China y España es sólo el doble del de Corea y España. Además, en el último año, han visitado nuestro país 350.000 turistas coreanos, 390.000 chinos y 450.000 japoneses. En términos comparativos, Corea, más que de ermitaño, tiene dotes de gigante.

La situación política del país invitado interesó a los asistentes desde el inicio de la ronda de preguntas. El Sr. Embajador se refirió a la reciente destitución de la expresidenta Park Geun-hye para, a continuación, abordar la cuestión norcoreana.

Por una parte, pese a una cierta desestabilización interna causada por el escándalo de corrupción en el seno del poder ejecutivo salido a la luz el pasado octubre de 2016, tanto su desarrollo como su culminación con la destitución por unanimidad en el Tribunal Constitucional en marzo de 2017 denotan el elevado grado de madurez democrática del país. Además de la efectiva separación de poderes, las ejemplares manifestaciones pacíficas de los ciudadanos y el minucioso respeto de los plazos establecidos en la Constitución han demostrado que, dentro de lo traumático, el proceso ha sido modélico. Las próximas elecciones presidenciales en mayo conllevarán quizás un efecto péndulo con la victoria del Partido Democrático de Corea, la opción centroizquierdista, desplazando al Partido Libertad de Corea, conservador.

gal3

Por otra parte, la reciente escalada de tensiones entre Pyongyang y Washington ante el programa nuclear y balístico norcoreano y la posibilidad de un ataque preventivo estadounidense preocupan también a los líderes asiáticos. El Embajador Ortiz Diez-Tortosa, también acreditado en Corea del Norte como Embajador no residente, se mostró prudente y aseguró que China puede jugar un papel significativo en el asunto si así se lo propone.

Finalmente, se hizo hincapié en la relación bilateral entre Corea del Sur y España. La inauguración de la ruta aérea directa Barcelona-Seúl operada por Korean Air a finales de abril refleja la creciente estrechez en los lazos económico-sociales entre países. Asimismo, en materia educativa, algunas escuelas de negocio españolas se esfuerzan en establecer convenios con homólogas coreanas con el fin de realizar intercambios académicos, tanto de estudiantes como de profesorado. En palabras del Sr. Embajador, el coreano de clase media-alta dedica alrededor de 30.000€ anuales a la educación de sus descendientes. Este dato, junto al creciente interés de estudiantes coreanos por aprender nuestro idioma (cerca de 15.000 estudiantes), abre una ventana de oportunidad para España. Con todo, el Embajador señaló la ausencia de un organismo de prestigio en Seúl como el Instituto Cervantes para desarrollar dicha coyuntura.

En definitiva, las relaciones entre Corea del Sur y España se auguran fructíferas. Ambos países se enfrentan al desafío permanente que constituye la globalización, pero aunando esfuerzos se muestran dispuestos a seguir integrados dentro de los grupos de potencias líderes de las respectivas regiones.

Relatoría elaborada por Catalina López Salvà

Alumna del Curso de Preparación para el Acceso a la Carrera Diplomática 

 

Fundadores

 

MaecLogo

marcav pos

Fudació Bancària La Caixa