ceibcn

 

El Excmo. Sr. Eduardo López Busquets, Embajador de España en Irán, ofreció un diálogo de actualidad en el CEI, en un evento que contó con la presencia de importantes personalidades, entre ellos, profesores universitarios, empresarios, diplomáticos, funcionarios internacionales y representantes de otros actores internacionales interesados en conocer los diferentes aspectos de las relaciones bilaterales, así como cuestiones regionales e internacionales  de interés mutuo entre España e Irán.

La República Islámica de Irán cuenta con más de 80 millones de habitantes e importantes recursos mineros, petrolíferos y gasísticos, siendo uno de los países más grandes y de referencia en esa región. Se ha convertido en una gran plataforma de oportunidades comerciales, no sólo para el mercado local, sino también para el resto de países del Golfo Pérsico y del mundo. “Una vez se consolide el levantamiento del bloqueo internacional, la economía iraní crecerá y se modernizará a pasos agigantados”, agregó el Embajador López Busquets.

 

Resultado de imagen de bandera iran

Asimismo, Irán y España han sido complementarios, y sus relaciones mutuas se remontan a más de seis siglos de antigüedad. Vemos que el “gigante” es un país en proceso de apertura,   que   se   está   desarrollando, y su gobierno está adquiriendo una notable importancia por las posibilidades de negocio que presenta para las empresas españolas y las posibilidades de inversión que puede generar.

Irán es una economía emergente, es una economía que se abre y existen  muchas oportunidades para las empresas españolas. Hay posibilidades de inversn y para implementar proyectos”

Para ello se precisan tres palabras claves y esenciales con el afán de consolidar relaciones económicas fuertes y estables entre ambos países: “Presencia, paciencia y prudencia”. El embajador sugiere tomar en cuenta estos parámetros a la hora de abordar este mercado donde la valoración del “know how” español es “muy elevada” según ha puntualizado.

En cuanto a “presencia y paciencia” recalca que hay varias dificultades que afrontar, pero asimismo, se están abriendo oportunidades para que empresas de infraestructura y bancos españoles ingresen al mercado iraní. Se necesita “prudencia” para entender que Irán es un país diferente, con  muchos  activos  y  muchas ventajas, pero también en algunos casos es diferente  por  razones  históricas  o  políticas  al país Ibérico.

“España es un socio muy reconocido por Irán desde hace muchos años, no ha tenido ninguna crisis que haga que peligren las relaciones”

En definitiva, las nuevas relaciones comerciales con Irán allanan el camino a posibles grandes inversiones. Un ejemplo plausible de ello está en el  sector  del  turismo. Así lo comentó el Embajador López Busquets, quien anunció que existe un acuerdo para la apertura de vuelos directos entre la capital iraní y Barcelona, lo cual incrementará considerablemente el intercambio de turistas entre los dos países.

Por otra parte, en el ámbito de las relaciones internacionales y la relación geopolítica con otras grandes potencias, el Embajador español en Teherán resalta la administración moderada del presidente Hassan Rouhani, la cual busca mantener una interacción constructiva con el mundo mediante el diálogo, y con ello dar pasos decisivos para volver a ser un país atractivo en el ámbito internacional.

Más allá del acuerdo nuclear, lo que tenemos es un regreso de Irán al mapa de Oriente Próximo. Y la comunidad internacional necesita que Irán juegue un papel positivo en la región y el mundo.

En otros escenarios, el acercamiento de Turquía a Rusia, la evolución de las diferentes alianzas regionales y el enemigo común que representa el DAESH, coloca a Irán en una buena posición para mejorar definitivamente las relaciones del país con la comunidad internacional. 

Finalmente, se abren expectativas económicas, pero persisten algunas incertidumbres políticas. La modernización económica del país es imprescindible para asegurar el desarrollo, pero no será suficiente si no va acompañada de una progresiva modernización política. Irán tiene la oportunidad de convertirse en la gran economía emergente del Golfo Pérsico, y de ello España puede beneficiarse ampliamente. Avanza como uno de los  países  del  futuro,  siendo  una  pieza  clave para la estabilidad de Oriente Medio, y por extensión del resto del mundo.

 

Relatoría elaborada por Daniela Albán

Alumna del Máster en Diplomacia y Función Pública Internacional

Fundadores

 

MaecLogo

marcav pos

Fudació Bancària La Caixa